El 16mm como arte y de la mano con la dirección de fotografía de “mother!”

Con arriesgada apuesta narrativa, el estado de gracia de su pareja de intérpretes protagonistas, sus inspirados trasfondos y lecturas, y esa controlada ínfula transgresora de la que siempre hace gala su responsable Darren Aronofsky presenta “mother!”

De entre todos los destacables, el factor fundamental que ha marcado la diferencia frente a sus cintas competidoras ha sido su impresionante dirección de fotografía en general, y el empleo de la película de 16mm como formato elegido para rodar en particular.

Matthew Libatique: el responsable de dar forma al horror

Matthew Libatique es el reconocido —y galardonado— director de fotografía neoyorquino responsable de dar forma al surrealista horror embotellado de “mother!”. Se puede disfrutar de su trabajo en cintas de todo tipo como las dos primeras “Iron Man”, “Cowboys & Aliens” o”Straight Outta Compton”.

Pese a su nutrida y ecléctica trayectoria, Libatique es especialmente conocido por ser el director de fotografía de cabecera de Darren Aronofsky,  junto al que ha creado piezas de una potencia visual innegable como “Pi”, “Requiem for a Dream” o “Noah”.

No obstante, es su labor en “Black Swan” que le hizo merecedor de una nominación al Oscar gracias a su fantástico juego de formatos utilizando el 16mm y digital con cámaras DSLR Canon, la más popular, brillante y reivindicable hasta la fecha.

Tres tiros de cámara para dos horas de angustia

Lo primero que destaca de esta colaboración entre Libatique y Aronofsky es la impecable gestión de la cámara, volcada sobre un elemento fundamental empleado para edificar con solvencia la experiencia que pretende transmitir “mother!”: el punto de vista.

Durante los 121 minutos de duración, se capta al personaje de Jennifer Lawrence siguiendo cada paso de la historia a través de los ojos de madre. ¿Cómo consigue representar esto Libatique? Con una jugada tan arriesgada como emplear única y exclusivamente tres tipologías de plano para contar la historia.

Planos subjetivos -POV o point of view-, planos por encima del hombro de Lawrence -OTS u over the shoulder- y primeros planos de reacción de madre. La pareja de cineastas no necesita nada más para dar a luz un ejercicio de inmersión y empatía difícilmente replicable.

El 16mm: el alma de “mother!”

Más allá de su estudiado lenguaje y de su efectividad en cuanto al punto de vista se refiere, “mother!” encuentra su alma sumergida entre la zona sensible del 16mm: un formato cuyas virtudes estéticas enriquecen la propuesta narrativa, simbólica y argumental del filme.

Según Aronofsky, la película de 16mm otorga al material obtenido un look cinematográfico real que las películas de hoy día han perdido por completo. Además de esto, el director afirma que incluso el 35mm cada vez se ve más como una suerte de “digital fotoquímico” demasiado limpio y aséptico.

10 largometrajes rodados en 16mm para reivindicarlo

Si la experiencia con “mother!” a nivel plástico te ha resultado satisfactoria, siempre podrás continuar disfrutando de las virtudes del 16mm con estás diez propuestas.

1.- “Beasts of the Southern Wild”

2.- “Cannibal Holocaust”

3.- “The Blair Witch Project”

4.- “Clerks”

5.- “Fruitvale Station”

6.- “Calvaire (The Ordeal)”

7.- “Tarde para la ira”

8.- “The Devils Rejects”

9.- “The Hurt Locker”

10.- “The Texas Chainsaw Massacre”

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.